l'Internet

WhatsApp contre Telegram : lequel est le meilleur en 2020 ?

Faire face à deux géants peut laisser beaucoup de tissu à couper, surtout lorsqu’il s’agit de messages si différents, mais similaires à la fois. Alors que WhatsApp est arrivé en premier, Telegram a gagné une place très importante sur le marché.

Pour cette raison, nous voulons analyser quelles sont les principales différences, similitudes, caractéristiques et fonctions exclusives de chaque proposition, afin que vous puissiez choisir celle qui vous convient le mieux en fonction de vos besoins. Sans plus tarder, nous commençons par l’examen.


Quantité d’utilisateurs

Parfois, le nombre de personnes qui téléchargent et utilisent une application peut être une indication infaillible de sa qualité. Dans ce contexte, WhatsApp dispose d’un portefeuille de plus de 2,449 millions d’abonnés ou d’utilisateurs mensuels d’ici 2020.

En revanche, Telegram compte un peu plus de 200 millions de personnes actives , une différence très radicale dans laquelle WhatsApp gagne largement. De plus, on pense que lorsque la messagerie verte subit un plantage de serveur, Telegram reçoit une vague d’utilisateurs indignés.

C’est peut-être pour cette raison que les développeurs de la messagerie bleue n’ont pas mis à jour leurs chiffres d’abonnés depuis 2018, ce qui pourrait signifier que leur augmentation n’a pas été aussi importante depuis lors.

Même un grand nombre de ceux qui choisissent de télécharger Telegram recherchent un serveur à partir duquel ils peuvent communiquer de manière commerciale, que WhatsApp a fini par démolir lors du lancement de sa version pour les entrepreneurs, appelée WhatsApp Business.

Le chat : un monde de fichiers multimédia

La confrontation vient aussi selon le type d’éléments multimédias que l’on peut partager à travers des chats individuels ou en groupe. Telegram a été l’un des promoteurs d’autocollants et d’autocollants, mais ceux-ci sont devenus plus populaires lorsque WhatsApp les a intégrés.

En plus de cela, dans les deux propositions, vous pouvez partager des photos, des vidéos, des notes vocales, des pièces jointes, des contacts téléphoniques, des fichiers, des logiciels et la liste continue de s’allonger. Bien que dans le sens de la qualité, Telegram est beaucoup plus prudent.

Ahora, lo que hasta la fecha no ha podido añadir el “Wha” ha sido los programas de bots integrados. Estos ofrecen una extensión al chat, en donde los usuarios pueden ver información y actualizaciones de sus sitios webs predilectos. Incluso se pueden reproducir videojuegos y eso es mucho para decir.

Eso sí, Telegram te proporciona un espacio de almacenamiento ilimitado y perpetuo, siempre y cuando los archivos compartidos no superen el 1,5GB individualmente. WhatsApp más bien almacena todo en la memoria del celular, así que resulta ser la gran perdedora en este punto.

Las video llamadas

Desde el año 2016, WhatsApp se dio la tarea de incorporar las aclamadas llamadas de video, pero solo de forma individual. Más tarde se añadieron a los grupos, en donde puedes hablar con hasta 4 personas de forma simultánea, incluso con una función para ahorrar datos y ancho de banda.

Aunque la calidad de las videollamadas no es la mejor; son una alternativa perfecta para mantenernos comunicados de forma visual y este punto depende mucho de las características que proporcione la cámara de los celulares involucrados.

Pero Telegram parece que no tiene pensado en lanzar esa función pronto, a pesar de que los usuarios han estado haciendo campañas.

¿Y las llamadas de voz?

Ese punto sí que lo tiene dominado Telegram, principalmente porque las llamadas de voz adquieren un alto estándar de calidad, además de que el retraso es prácticamente nulo. Ahora, con WhatsApp pasa lo contrario: las voice calls son de muy baja calidad y el retraso resulta prolongado.

Compatibilidad multiplataforma

Parece que esta batalla ya la ha perdido WhatsApp sin siquiera comenzarla, porque sus desarrolladores simplemente no han querido –o encontrado la manera– de crear versiones de la app para tablets o computadores de escritorio.

De hecho, Telegram es un servicio que se basa en la nube, lo que te permite ingresar a tu cuenta desde el ordenador, a través de un navegador, usando el browser del móvil o bajando la app oficial para celulares y tablets. Incluso la API oficial está libre para que terceros desarrollen más opciones.

Si bien WhatsApp lanzó su versión web hace algunos años, está solo se limita a duplicar el servidor en un navegador de computadores. Lo que significa que debes estar conectado a la red en el celular y escanear un código QR, resultando en una completa molestia.

Adicional a ello, esta mensajería ha cerrado el chorro de los celulares compatibles, eliminando las versiones más antiguas de Android y de equipos como Blackberry o Symbian. Pero Telegram todavía continúa supliendo a muchos de estos dispositivos y a los ordenadores de escritorio.

Las dos P: Protección y Privacidad

A todos los usuarios nos interesa contar con una mensajería que ofrezca muchísima protección, tanto de nuestro contenido como de nuestra seguridad. La privacidad también es indispensable y no queremos que la información compartida se vea comprometida, así que analicemos lo siguiente:

Protocolos de protección

WhatsApp decidió incorporar su popular cifrado Signal y el protocolo de extremo a extremo, los cuales permiten encriptar los mensajes y la información que se envían a través de los chats, evitando que puedan ser interceptados en el camino. Incluso deben intercambiar ciertos códigos.

 

Mientras que Telegram se ha inclinado más bien a diseñar un cifrado personalizado, llamado como MTProto. La desventaja es que este no es de extremo a extremo y solo se aplica en los chats incógnitos o privados.

Control de acceso

Quizás WhatsApp sea un fracaso por no permitirnos abrir la cuenta en múltiples plataformas, pero la razón principal siempre ha sido la privacidad. Es por ello que un único número telefónico se vincula a una cuenta personal y cuando se inicia en otro celular, se cerrará del primero.

Pero Telegram da rienda suelta a esto, pues por ser un servicio en la nube, puedes ingresar desde múltiples plataformas, lo cual no es muy beneficioso para la seguridad. Debes añadir un código de confirmación cada vez que lo haces, pero hay métodos para desviarlo y esto no es positivo.

Chats incógnitos

No siempre queremos tener conversaciones “normales”, ya que a veces es importante hablar de temas privados y secretos y la información que se maneje podría estar en peligro si alguien logra acceder a cualquiera de los dispositivos involucrados con WhatsApp.

Es por ello que Telegram ha incorporado un chat especial incógnito, el cual cuenta con el protocolo de seguridad del que te hablamos, aparte de la protección contra capturas de pantalla, hay un teclado que no almacena la información y mensajes que se autodestruyen después de abrirlos.

Bloqueos de seguridad

Hace poco la mensajería verde añadió la oportunidad de bloquear la aplicación y los chats a través de la huella dactilar, pero este es un punto que beneficia únicamente a los dispositivos que cuentan con esta tecnología. En contraste, la competencia ya ofrecía el bloqueo por PIN y contraseña.

Eliminación de mensajes universales

Decimos que es universal porque al borrarlo de tu chat, se eliminará también en el de los receptores y este es un punto positivo de WhatsApp, aunque hay aplicaciones que ya pueden revertir esta acción. Ahora, con el modo incógnito de Telegram que te mencionamos, no hay app que valga.

Métodos de contacto

Cuando queremos comunicarnos con familiares y amigos cercanos, podemos darles nuestros números telefónicos y no pasa nada. Sin embargo, en los chats grupales o en situaciones de negocio, el simple hecho de que esta información sea pública significa un problema para nuestra privacidad.

Afortunadamente Telegram te permite enlazar otro método de contacto alternativo al número telefónico.

Los estados: la apertura a la socialización colectiva

No podíamos dejar por fuera a esta increíble función de WhatsApp, que desde hace algunos años fue incorporada para competir con Instagram y Snapchat. Pero el punto más característico de ella es que abrió la mensajería hacia un entorno de interacción pública.

Si bien todos pueden ver los estados que publicas –y tú los de tus contactos–, ninguno puede saber la cantidad de personas que los han visualizado también, ni tampoco las respuestas, que continúan siendo privadas a través del chat.

Ahora bien, los estados se convierten en una oportunidad de socialización colectiva diaria, porque los receptores pueden comentar sus impresiones y compartirlas personalmente. Nada de esto es posible en Telegram, que hasta la fecha no ha añadido esta funcionalidad.

Veredicto

Sabemos que estás aquí esperando esta conclusión, principalmente cuando vemos que la competencia es muy reñida porque ambas plataformas tienen puntos característicos y exclusivos que las definen y las diferencian entre sí.

Podríamos decir que WhatsApp es la mejor en cuanto a privacidad, los elementos multimedia que puedes compartir y las posibilidades de comunicación, que se expanden hacia llamadas de video, estados diarios y un chat muy seguro.

Mientras que Telegram tiene la ventaja por ser una aplicación multiplataforma, te permite ingresar a varios dispositivos de forma simultánea y puedes llevar a cabo conversaciones que se autodestruyan después de un tiempo.

Notre perception finale est que WhatsApp est plus une messagerie idéale pour un usage personnel, familial et intime, mais Telegram est préférable de l’utiliser comme plate-forme de travail, où vous pouvez discuter avec un public professionnel et corporatif.

Articles Similaires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba